viernes, 13 de mayo de 2016

El debate

Luis Mariano Muñoz Martínez

Ana Tere tiene una vocación de candidata natural, nata. Como nunca se tuvo que defender de nadie, no perdió absolutamente nada.

Blanca se tiró a la yugular. Atacó muy bien y se defendió bien. Me hizo olvidar la percepción de tibieza que tenía de ella.

Roxana estuvo bien nerviosa y tartamudeante. Sus propuestas me parecieron algo voladoras. Pero domina el tema –y se notó- cuando habla de mujeres.

Tony aguantó, evadió y contra-atacó. También repartió leña. Está bien entrenado, bien preparado. Salió avante.

Abraham me dejó sin opinión. Fue como una densa homilía dominical leída, que todo mundo aprovechaba para ir al baño.

Nadie habló de bicicletas.

Todos prometen mucho para tan solo dos años. Prometer no empobrece.

Todos estuvieron unidos contra Tony. Hasta pareció una especie de mitin en su contra. 

La ganadora me parece ser Ana Tere, pues nada tenía que perder y nada perdió. Aprovechó el foro.

Aunque ganar el debate no le hará ganar las elecciones.

El escáner.


Las mujeres de mi casa piensan que Blanca fue la mejor vestida, aunque me parece que debió decidir ataviarse predominantemente de blanco, no de ese rojo tan priísta.

La peor vestida, Roxana por unanimidad. Lució unas extrañas figuras rojas en el escote que parecían collar hawaiano.

El peor vestido fue sin duda Abraham. Ese saco le queda grande.

El mejor vestido, obviamente por de faul, fue Tony.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada